La prestación pediátrica y el adecuado diagnóstico y tratamiento más oportuno depende en gran medida de la visita médica. Prestamos especial atención a la anamnesis o interrogatorio que nos aporta la información de los padres sobre los síntomas que presenta su hijo. En las consultas que se denominan de “segunda opinión” es conveniente acudir con los informes previos emitidos en otros centros sanitarios o por otros profesionales médicos. A continuación la exploración física en la que la inspección y observación del paciente unido a la auscultación cardiorrespiratoria, valoración y palpación abdominal, observación del área ORL y otras zonas dependiendo de la consulta complementan la anamnesis y son la base en un alto porcentaje del diagnóstico. Fundamental pesar y tallar a los niños, esto último no más de una o dos veces al año, más la determinación de otros parámetros somatométricos o la tensión arterial, ayudan a valorar el crecimiento y estado nutricional del paciente. Según el motivo de la consulta además en ocasiones será necesario solicitar exámenes complementarios.

Consejos